Viernes , Noviembre 24 2017
Inicio / EdicionImpresa / ‘El agua debe ser un bastión del nacionalismo’
Con un nuevo ministro a la cabeza, y a dos años de su creación, el Ministerio de Ambiente enfrenta los desafíos tras la salida de Mirei Endara. El tema hídrico está en la agenda.

‘El agua debe ser un bastión del nacionalismo’

Por: Luis Alberto Sierra

Más allá del impresionante skyline de su centro financiero y de su Canal ampliado, Panamá guarda un tesoro natural: un 59,6% de cobertura boscosa, que está conformado por bosque primarios y secundarios, con un 36% de áreas protegidas y un 26% de sus bosques distribuidos en comarcas indígenas.

Es una riqueza biológica cuya guardiana fue, por lo menos hasta marzo, Mirei Endara, quien renunció a la cartera ambiental. Le sucederá Emilio Sempris, quien este pasará de ser viceministro de Ambiente a ministro encargado.

En un acto que tuvo lugar en un hotel de la localidad, Endara explicó que había renunciado por razones “realmente personales, de carácter familiar, por nada malo, ninguna pugna”. Había revelado su decisión unos días antes, durante un acto oficial en Chiriquí. Dijo que el trabajo que se ha hecho en el ministerio “era para saber cómo avanzar”. “Estamos en el momento de empezar a hacer las inversiones. Creemos que esto va a dar beneficios (….). Panamá es un país bendecido por el agua, y ahora sabemos cómo administrar este recurso mejor”, reconoció.

Evaluación y objetivos

Para Sempris, los dos años de gestión de MiAmbiente conllevan el reto de lograr que toda la nueva normativa ambiental y los nuevos estándares se apliquen en proyectos a nivel comunitario, particularmente en el tema ecoturístico y en el de la Alianza por el Millón, iniciativa con la que se pretende reforestar un millón de hectáreas en veinte años, y que despegó formalmente con una actividad de reforestación en agosto de 2015.

Endara había señalado que la cobertura de bosque primario en el país era de 35,6% en el 2012, y que con la Alianza por el Millón de Hectáreas Reforestadas se esperaba frenar la deforestación y degradación de los bosques panameños, para en dos décadas poder reforzar la cobertura de bosques primarios en un 48,6%.

Sempris le explicó a Portada que se está movilizando financiamiento que debe resultar en inversiones concretas en ambientes rurales que ayuden a dinamizar la economía. Agregó que espera que comunidades u organizaciones de base comunitaria hagan solicitudes de concesiones de manejo conjunto para proyectos ecoturísticos, explotando la riqueza de Panamá en biodiversidad, en áreas protegidas y en agua. Consideró necesario un cambio en la mentalidad en algunos sectores que aún creen que la única oportunidad que ofrece un bosque es la extracción de madera, sin “tener en cuenta que el árbol da oxígeno, vida, y limpia el agua, y da frutos que pueden comercializarse periódicamente y generar ingresos”.

El ministro encargado estimó, además, relevante la labor que tiene prevista el ministerio para la restauración de las cuencas hidrográficas del país, para que los bosques puedan proveer beneficios de manera sostenible. Para el funcionario las perspectivas son positivas considerando que Panamá cuenta con buenos indicadores ambientales, con cerca de 40% en áreas protegidas, y que si se suman las áreas marinas protegidas se puede hablar de un 45%.

Sempris consideró esencial el desarrollo de proyectos pilotos que demuestren el bienestar social y los ingresos económicos sostenidos de la gestión ambiental.También destacó el valor que han tenido las mesas de diálogo de Barro Blanco y de Bugaba, como una vía de entendimiento frente a los conflictos por temas ambientales.

Agenda sostenible

Asimismo, comentó que los estudios de impacto ambiental -se han gestionado alrededor de 4 000 solicitudes desde la creación de la herramienta en 1998- deben aumentar su efectividad. Reconoció además la necesidad de lograr consensos en temas como el minero o el hidroeléctrico, además de los esfuerzos gubernamentales destinados a suministrar de a 300 000 familias que no reciben el servicio de manera sostenida, para que este recurso “sea de nuevo un bastión del nacionalismo, como lo fue el siglo pasado”, según expresó.

El viceministro explicó que MiAmbiente cuenta con un presupuesto de alrededor de 60 millones de dólares, que podría aumentar a aproximadamente 75 millones de dólares en 2018, teniendo los 15 millones de dólares adicionales al año que se contemplan en el marco de la propuesta de la ley del agua.

En cuanto a la ley sobre el millón de hectáreas, que se encuentra en primer debate en la Asamblea Nacional, expresó su confianza acerca de que la misma pueda regular la forma como la sociedad interactúa con los bosques, promoviendo el desarrollo sostenible en las cuencas hidrográficas.

Finalmente, Sempris consideró relevante el apoyo del presidente Juan Carlos Varela a la labor de los técnicos. Se refirió, además, al Plan de Agua (2015-2050), que envisiona cinco líneas de acción estratégica como parte de un plan de Gobierno y que, con las transformaciones en cuanto a las EIA, ayude a vivir con muchos menos conflictos a la hora de defender la agenda ambiental.

Tambien revisa...

Visión estratégica en las relaciones con China

Por: Roberto Montañez “Dejad que el Dragón duerma, porque cuando se despierte, el mundo se ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
8 + 11 =