Domingo , Enero 21 2018
Inicio / EdicionImpresa / Digitalizando la memoria documental de Panamá
La Hemeroteca de la Biblioteca Nacional guarda más de 250 mil ejemplares de periódicos, cerca de 500 títulos. Este año se ha iniciado la conversión a formato digital de los fascículos más antiguos. Tarea que tiene un costo de $1 millón.

Digitalizando la memoria documental de Panamá

Por: Dayana Rivas

La Hemeroteca de la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero R. recibe más de 10 000 consultas en un mes. Este material es el más solicitado y el que más crece en esta casa de la memoria del país.

El universo hemerográfico posee un valor histórico invaluable, siendo así el mejor aliado de los investigadores de diversas ramas de estudio y una excelente herramienta para entender y salvaguardar la identidad de los pueblos.

Si bien la humanidad conoce los periódicos desde los años de 1600, la información en formato digital es relativamente nueva. Es entonces cuando entran en juego diversas herramientas de rescate, entre ellas la digitalización de los antiguos escritos.

Todos esos periódicos merecen ser preservados para que quede evidencia de su contenido y para que más personas tengan acceso a la historia.

Biblioteca en un mundo cambiante

Digitalizar es más que escanear, sobre todo cuando se trata de documentos de cientos de años. De esto pueden hablar con propiedad en la Biblioteca Nacional de Panamá, que acaba de iniciar uno de los proyectos más importantes de su constante renovación: la digitalización de los periódicos antiguos.

Lo cierto es que no se trata de una tarea nueva para ellos. En el año 2003 se aliaron a un programa de la Unesco Biblioteca Digital Iberoamericana y Caribeña. Así nació lo que hoy se conoce como el Departamento de Digitalización, un eslabón importante en lo iniciado en estos días.

La tarea actual consiste en digitalizar medio millón de imágenes de periódicos que van desde los años 1838 a 1974. El estado de muchos de estos fascículos es delicado. Debido al paso de los años, el papel se ha deteriorado, razón por la que los escáneres utilizados son especializados para documentos antiguos.

La experiencia con la Biblioteca Digital les sirvió a los que lideran la iniciativa para conocer qué se necesitaba y cómo se debía hacer. Por la magnitud de la labor, era necesario tercerizarla.

Para este trabajo se contrató a la empresa Frost, S.A., que una vez recibió el pliego de peticiones tuvo que ajustarse a los requerimientos. Aunque demostraron práctica en labores similares, tuvieron que adquirir tecnología de punta.

Entre lo acordado, la compañía debe ejecutar la misión dentro de las instalaciones de la Biblioteca. Esta casa se comprometió en adecuar los espacios para este fin, ya que se trata de la historia del país, suficiente razón para exigir altas medidas de seguridad sobre este material.

Historia hemerográfica

Panamá tiene diarios desde antes que fuese república. La primera publicación editada en esta pequeña franja de tierra fue Miscelánea del Istmo, en 1821, de la cual se tienen algunos ejemplares en microfilme. Pero el proyecto en mención solo incluirá aquellos diarios que se tienen en versión física.

En la historia de la prensa escrita panameña se han registrado cerca de 500 títulos de periódicos. Actualmente, a la Hemeroteca llegan ocho de circulación diaria y siete con frecuencias más amplias. De los más antiguos, algunas colecciones han sido adquiridas en formatos digitales, por diversos medios, ya sea por convenios con la Biblioteca de la Autoridad del Canal de Panamá o a través de programas como la base de datos Latin Readex de América Latina, en la que se encuentran digitalizados seis rotativos istmeños, que abarcan los años de 1849 a 1906.

Una vez se concluya con el medio millón de imágenes pactados con Frost, S.A., el escaneo no se detiene, porque una biblioteca digital, al igual que una física, nunca deja de crecer. La prioridad, por ahora, son los diarios más consultados, luego los que existen desde antes de que las editoras crearan sus páginas web. La directora técnica de la Biblioteca Nacional, Guadalupe de Rivera, menciona que las siguientes fases pueden cubrir los diarios hasta mediados de los años 90.

No obstante, una vez se cumpla con esos números hay que seguir con todo lo que contiene una hemeroteca, esto implica el resto de los rotativos de circulación actual, memorias institucionales y de ministerios, revistas panameñas, boletines, suplementos, gacetas oficiales, las estadísticas y anuarios.

Este universo conformaría una hemeroteca digital completa, que ofrece a los usuarios datos muy precisos de la evolución del país. De esta forma, la Biblioteca Nacional consolida su compromiso como salvaguarda del patrimonio documental de Panamá. Es que los esfuerzos por rescatar y preservar datos cumplen con su misión si son útiles para que los individuos conozcan su historia.

Tambien revisa...

Visión estratégica en las relaciones con China

Por: Roberto Montañez “Dejad que el Dragón duerma, porque cuando se despierte, el mundo se ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
24 + 1 =