Miércoles , Diciembre 13 2017
Inicio / EdicionImpresa / Dos referéndums históricos sobre el Canal

Dos referéndums históricos sobre el Canal

Por: JORGE EDUARDO RITTER

En la cronología del Canal de Panamá suelen siempre aparecer en letras de oro –y con razón, por supuesto— aquellas fechas que jalonaron tanto la hazaña de su construcción como la epopeya de su reversión a manos panameñas. Su inauguración en 1914, la gesta del 9 de enero de 1964, la firma de los Tratados Torrijos-Carter en 1977, la extinción de la zona del Canal en 1979, el fin de la presencia militar el último día del siglo pasado y, más recientemente, el 26 de junio del 2016 –fecha en la que se inauguró la ampliación, o el canal ampliado, como ha venido a llamarse.

Los hitos históricos suelen tener protagonistas propios, o personajes con los cuales referenciarlos: los estudiantes institutores y universitarios en enero de 1964, Omar Torrijos y Jimmy Carter en 1977. Sin embargo, hay dos hechos históricos que solo han tenido como protagonistas al pueblo panameño y a los que no siempre se les otorga la debida importancia: el referéndum mediante el cual se aprobaron, en 1977, los Tratados Torrijos-Carter; y el que 29 años después se llevó a cabo para que los panameños decidieran sobre su ampliación.

Por la sórdida historia de la firma del tratado de 1903, mediante el cual Panamá cedió, a perpetuidad, la construcción, operación y defensa del Canal, así como una franja del territorio de 10 millas a lado y lado de la vía interoceánica, conocida como Zona del Canal, en la que Estados Unidos actuaba como si fuera soberano, a instancias del general Omar Torrijos se incluyó en la Constitución del 1972 una norma que obligaba a que cualquier tratado que se celebrara sobre el Canal o su zona adyacente debía ser aprobado en un referéndum vinculante.

Artículo 274: Los tratados que celebre el Órgano Ejecutivo sobre el canal de esclusas, su zona adyacente y la protección de dicho Canal, lo mismo que para la construcción de un nuevo Canal a nivel del mar o de un tercer juego de esclusas, se someterán a plebiscito nacional.

El 23 de octubre de 1977, luego de un amplio debate nacional, el pueblo panameño, en una proporción de 2 a 1 votó a favor de los tratados firmados por Torrijos y Carter. Y gracias a esa aprobación, el 1 de octubre de 1979 se extinguió la Zona del Canal, y gracias también a ella, el 31 de diciembre de 1999 el Canal revirtió a Panamá y concluyó la presencia militar norteamericana.

La norma antes transcrita fue ampliada en su contenido en 1983:

Artículo 310: Los tratados o convenios internacionales que celebre el Órgano Ejecutivo sobre el canal de esclusas, su zona adyacente, y la protección de dicho Canal a nivel del mar o de un tercer juego de esclusas, deberán ser aprobados por el Órgano Legislativo, y luego de su aprobación serán sometidos a referéndum nacional, que no podrá celebrarse antes de los tres meses siguientes a la aprobación legislativa.

Ninguna enmienda, reserva o entendimiento que se refiera a dichos tratados o convenios tendrá validez si no cumple con los requisitos del inciso anterior.

Esta disposición se aplicará también a cualquier contrato que celebre el Órgano Ejecutivo con alguna empresas o empresas particulares o pertenecientes a otro Estado o Estados sobre la construcción de un Canal a nivel del mar o de un tercer juego de esclusas.

De manera que cuando la Autoridad del Canal de Panamá finalizó sus estudios y le presentó al Órgano Ejecutivo su propuesta de ampliación, se volvieron a activar los mecanismos de la consulta popular, la cual se llevó a cabo el 22 de octubre del 2006. Con una participación mucho menor –en 1977 votó más del 90%– el pueblo panameño aprobó que se construyera un tercer juego de esclusas. Y es gracias a esa aprobación que Panamá hoy cuenta con una vía capaz de acomodar en sus esclusas buques ahora denominados neopanamax.

La norma constitucional sigue vigente, de suerte que si se llegara a proponer un cuarto juego de esclusas, habría que convocar nuevamente al pueblo a las urnas. Los Estados modernos suelen reservar la figura del referéndum para asuntos trascendentales como reformas a la Constitución o, en el caso de Colombia, para aprobar los acuerdos de paz. La cultura referendaria panameña se ha construido con base en el Canal. No es para menos, dado el peso de la vía interoceánica en la historia panameña.

Tambien revisa...

Visión estratégica en las relaciones con China

Por: Roberto Montañez “Dejad que el Dragón duerma, porque cuando se despierte, el mundo se ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
12 + 25 =