Miércoles , Diciembre 13 2017
Inicio / EdicionImpresa / Editorial: Emociones muy fuertes
El país atraviesa una época como muy pocas. En las últimas semanas, hemos experimentado situaciones pocas veces vistas. Desde el colapso del sistema energético nacional hasta el arresto en los Estados Unidos del más “votado” de los presidentes en la historia electoral del país.

Editorial: Emociones muy fuertes

De la Asamblea Nacional de Diputados siguen saliendo situaciones inimaginables y qué decir de la justicia panameña y de su ilusoria certeza del castigo. Vivimos una especie de escena macondiana. Del realismo mágico que nos describen los resúmenes sobre desarrollo humano que nos leen, y publican a cuenta del Tesoro Nacional, los funcionarios a cargo de la rendición de cuentas.

Estadísticas que contrastan con una de las grandes interrogantes que nos martilla el subconsciente: ¿Hemos avanzado algo en los últimos tres años en cuanto a la calidad de la educación, de la seguridad pública, del prometido suministro ininterrumpido de agua potable, del empleo digno, de un ordenamiento real ante una avalancha migratoria desproporcionada, de la comida barata? Pareciera que no.

En cambio, tenemos un país marcado por la desigualdad. Un país rico lleno de gente pobre. De gente que vive en los tranques vehiculares y no en sus casas. Donde se han distorsionado las prioridades sociales. En el que, por ejemplo, el debate sobre la diversidad sexual está muy por encima de una necesidad básica: garantizar los tres golpes alimenticios.

Los principales titulares de la noticia no tienen nada que ver con el progreso nacional. Nos hablan de la descomposición de esta sociedad en la que vivimos. Del que robó, pero hizo. Que el carnaval tableño ahora tiene tres tunas y ese pueblo lo que necesita es una consulta pública para decidir quién es el representante legítimo de una de ellas. ¿En serio?

A este gobierno, con más pasado que futuro, le llegó la hora de las definiciones. Al Presidente se le agota el tiempo para cumplir con la palabra empeñada. Para materializar el país que nos prometió en la vía España al atardecer de aquel 27 de abril de 2014 en su discurso de cierre de campaña. Lo demás es hojarasca.

Tambien revisa...

El buen salto de Yanibel Ábrego

Por: José María Torrijos Legazpi En sus dos periodos como diputada, Yanibel Ábrego Smith ha ...

One comment

  1. EL PANORAMA REAL DEL PANAMÁ DE AHORA DESCRITO DE FORMA ILUSTRATIVA POR UN ESPÍRITU CLARIVIDENTE Y DE UN PERFIL PUNTUAL. No cabe duda que esto razonara en la mente de un pueblo consciente de su responsabilidad como ciudadano, entendiendo que, la asfixiante pobreza en la cual nos han sumergido, jamás se pueden resolver con el susodicho “está bien que me roben.” Estos políticos de poca monta y de cuestionable patriotismo, han hecho del país un festín del erario público, como remedio a su implacable conducta delincuencial, arrebatandoles las posibilidades a nuestros jóvenes sedientos, de un mejor futuro y, de sus sueños de alcanzar por fin la victoria. Es injusto que un país como el nuestro con toda la riqueza que posee, se le niegue a el ciudadano una educación de calidad a nivel competitivo en toda la materias existentes y posibles; el momento exige que retomemos nuestro país con los mejores ángeles y hagamos de el un arco iris de igualdad para todos, sin distinción de ninguna clase.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
12 + 18 =