Miércoles , Noviembre 22 2017
Inicio / EdicionImpresa / Fiesta y canal

Fiesta y canal

El 26 de junio fue un día histórico para los panameños. Una fecha cimera para las aspiraciones de un pueblo que estuvo a la altura de las exigencias de la época.

Por: Redacción Portada

A continuación, reproducimos parte del discurso del ingeniero Jorge Luis Quijano, administrador del Canal de Panamá:

“El comercio marítimo es el motor del progreso humano. Desde los antiguos viajes de exploración hasta las travesías transatlánticas de los grandes buques de hoy, las civilizaciones han prosperado gracias a la conexión entre culturas y al intercambio de bienes de consumo.

Hace 102 años, y tras titánicos esfuerzos y sacrificios, el mundo fue testigo del inicio de un nuevo capítulo en la historia de la navegación con la creación de una ruta acuática que juntó dos océanos para acortar tiempos y distancias. Desde entonces, y llenos de orgullo, hemos sido actores y testigos de la contribución del Canal de Panamá al progreso internacional, ofreciendo servicios confiables y eficaces para nuestros clientes.

Mientras el mundo se expande y se conecta, cada vez con mayores exigencias y demandando soluciones innovadoras, Panamá juega con éxito su rol de gran facilitador del comercio, primero gracias a nuestra ubicación geográfica, y, segundo, por nuestro constante afán de crecimiento y desarrollo humano.

Esa misma voluntad nos llevó a soñar en grande, aprobar por mayoría, construir con pasión y administrar con éxito el Canal ampliado que hoy inauguramos para Panamá y para todas las naciones.

En este día histórico, es importante resaltar que estamos aquí gracias al heroísmo de generaciones de panameños que también libraron luchas que parecían imposibles, pero al mismo tiempo eran luchas fundamentales que tenían que ver con la soberanía y el derecho a la autodeterminación del pueblo sobre todo el territorio patrio. Aquellos hombres y mujeres que ofrendaron sus vidas mismas y consolidaron la esencia del ser panameño. Son esos hombres y mujeres los grandes visionarios que sabían bien que este día llegaría y el Canal panameño rendiría frutos de prosperidad para todos…

Tenemos una deuda eterna de gratitud con los héroes del 9 de enero de 1964, una representación digna de esa generación valerosa nos honra con su presencia. A ustedes, que conocieron, lucharon y sufrieron con los mártires, les dedicamos este esfuerzo.

La riqueza de nuestro país es la herencia de todas las etnias que han coincidido en esta empresa colosal. Son gente de todo el mundo los que, además de construir una obra, construyeron una identidad nacional. La ampliación que hoy inauguramos la construyeron panameños que en gran parte son descendientes de los primeros constructores del Canal de Panamá.

Precisamente, investigaciones históricas sugieren que Cocolí fue una tribu de origen africano que llegó a estas tierras durante la época de la conquista. Eran luchadores y muy pronto desarrollaron vocación libertaria. En este punto específico desemboca el río que nos recuerda su existencia y que fue desviado para poder construir estas esclusas.

De las entrañas de esta área se extrajo el basalto para la producción de concreto y arcilla para la construcción de las presas. La fortaleza de esa materia prima que se obtuvo aquí en Cocolí es uno de los elementos que garantizan la durabilidad de estas esclusas y la de Agua Clara, pues el basalto requerido para ella también provino de esta área y fue transportado por el lago Gatún para construir dicha estructura.

Agradezco la gestión de calidad que realizan a diario nuestros más de 10 mil empleados canaleros. Doy las gracias a los que trabajaron en las obras de ampliación; cerca de 40 mil hombres y mujeres entre panameños y gente de 79 naciones que volcaron todo su talento y conocimientos en la obra más grandiosa que se ha hecho en el último siglo. Todos son protagonistas de esta historia.

Con dolor recordamos a las ocho vidas que perdimos durante la construcción de esta obra. Nos consuela saber que su aporte queda inmortalizado en la hazaña que hoy presentamos. Nuestro agradecimiento eterno a ellos y a sus familias…

Hoy la gran celebración que nos reúne en un momento de júbilo nacional, coincide con un hecho importante en la historia del deporte panameño y del deporte mundial. Un día como hoy, hace 44 años, Roberto “Manos de piedra” Durán ganó su primer título mundial e inscribió con letras doradas el nombre de Panamá en la escena deportiva mundial.

Por eso, en el marco de este momento especial, Roberto Durán, te agradezco y te felicito. Gracias por ser una razón más de ese orgullo de ser panameño. Eres símbolo de la valentía, de perseverancia y competitividad, igual que el Canal de Panamá…

Gracias de nuevo a cada uno de los canaleros que participó en esta obra o que se dedicó a mantener la operatividad del Canal actual por su vocación y excelencia.

Gracias al pueblo panameño por la confianza depositada en nosotros para ejecutar esta magna obra.

Gracias a nuestros contratistas, subcontratistas y proveedores por su compromiso en completar la obra.

Gracias a nuestros clientes y al mundo por preferirnos como su ruta de tránsito.

Gracias a todas las personas que permitieron que se materializara con éxito este gran reto y, personalmente, agradezco a mi familia por su comprensión y apoyo, pero, sobre todo, gracias a Dios por darnos la fuerza para ocupar la dirección del Canal de Panamá en este momento histórico.

Hace 102 años conectamos dos océanos.

¡Hoy celebramos la gran conexión de prosperidad entre el presente y el futuro!

Tambien revisa...

Visión estratégica en las relaciones con China

Por: Roberto Montañez “Dejad que el Dragón duerma, porque cuando se despierte, el mundo se ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
8 + 26 =