Martes , Septiembre 19 2017
Inicio / EdicionImpresa / La insurrección de Cerro Tute
Hace 58 años, en abril de 1959 un grupo de panameños se alzó en armas para derrocar al presidente Ernesto de la Guardia Jr. Con la proximidad de la experiencia cubana a la vista, las montañas de Veraguas debían convertirse en lo que la Sierra Maestra había sido para Fidel Castro. Los resultados no fueron los mismos.

La insurrección de Cerro Tute

La insurrección conocida como Cerro Tute, pues en la montaña de ese nombre se libraron los combates entre los insurgentes y las fuerzas de la Guardia Nacional, ha sido objeto de muy contados estudios históricos, por lo que constituye un acontecimiento condenado al olvido.

Tal vez por eso, en la colección de biografías y acontecimientos históricos publicada bajo el título Protagonistas del siglo xx panameño, se le incluyó como uno de los momentos estelares del siglo pasado. El abogado Efebo Díaz fue el encargado de preparar el trabajo que se incluiría dentro de la antología de hechos históricos, pues era el autor de la novela Las insurrecciones del arcoíris que, en el análisis de la época, describe con lujo de detalles aquella jornada.

Como parte de un ciclo de conferencias promovido por la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Santa María la Antigua, bajo la dirección del doctor Harley James Mitchell y del doctor Constantino Riquelme, se llevó a cabo un conversatorio sobre el movimiento insurreccional de Cerro Tute, en el cual estudiantes, profesores y público en general pudieron escuchar de dos estudiosos de la materia –el propio Efebo Díaz y el profesor Luis Navas—y de dos protagonistas del alzamiento –Augusto Fábrega y Virgilio García—las causas, el desarrollo, los enfrentamientos, las vicisitudes y las frustraciones de aquellos jóvenes idealistas que arriesgaron sus vidas –algunos de hecho la perdieron—en una aventura bélica que ellos consideraron la vía para remediar las injusticias de la época.

Tambien revisa...

Visión estratégica en las relaciones con China

Por: Roberto Montañez “Dejad que el Dragón duerma, porque cuando se despierte, el mundo se ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
10 + 13 =