Martes , Junio 27 2017
Inicio / Mundo / La muerte de Fidel no le cambia la vida a los migrantes cubanos

La muerte de Fidel no le cambia la vida a los migrantes cubanos

“Si eso va a salir en internet, no me tires fotos”, pide Blanca, cubana que está en Panamá, en un albergue de Cáritas, luego de haber cruzado la selva y “visto cosas terribles”, según sus propias palabras.

“Personas muertas, hasta niños”, dice. “Ha sido horrible y yo estoy cansada”.

En Cáritas, los cubanos reciben albergue y tres comidas al día durante cinco días. Algunos han estado en el albergue durante más tiempo, pues no tienen donde ir ni dinero para continuar viaje a los Estados Unidos.

“El que tenía dinero ya se fue”, dice una señora junto a Blanca. “Nosotros no tenemos, estamos tratando de encontrar trabajo para sobrevivir, porque no nos podemos quedar más tiempo aquí y no es fácil tener que dormir en un parque”.

Estas dos mujeres salieron de Cuba vía Guyana para hacer la travesía hacia el norte que tantos otros han intentado ya. En Cuba dejaron familia que las mantiene preocupadas.

“Nos queremos quedar en Panamá, si aquí nos lo permiten”, dice Blanca. “Los panameños se han portado bien con nosotros y se parecen mucho a los cubanos. Para lo que yo quiero, que es trabajar para ayudar a mi familia, Panamá está muy bien”.

Después de vivir la selva, la tristeza y el cansancio se hace notar en los rostros de estas mujeres. Su sueño americano se ha convertido en latinoamericano.

“No hace falta llegar a los Estados Unidos para salir adelante. Lo que sí no podemos es regresar a Cuba, porque allí sí nuestros hijos no tienen futuro”, coinciden ambas.

En el albergue de Cáritas recibieron la noticia de la muerte de Fidel Castro a través de internet, pues no tienen televisor. Algunos se alegraron, otros lo lamentaron.

“Yo no me alegro de la muerte de ningún ser humano”, dice Blanca. “Pero la verdad es que esa muerte no cambia nada para nosotros. Cuba sigue siendo la misma, siguen los motivos que tuve para irme”.

La Embajada de Cuba en Panamá mantiene abierto un libro de condolencias por la muerte de Castro. Sus admiradores han dejado carteles y flores en las rejas: “Viva Fidel”, “Hasta siempre Fifo”, dicen.

Funcionarios y políticos panameños se han acercado a dar sus condolencias, sobre todo los del Partido Revolucionario Democrático. Junto con el personal diplomático de la embajada, rinden homenaje a quien consideran un ejemplo a seguir por los latinoamericanos.

En el albergue de Cáritas el ánimo es muy diferente.

“La necesidad de salir corriendo de nuestro país aunque pasemos por todos estos sufrimientos se la debemos al comandante”, dice Blanca.

Mira nerviosa para todos lados, desde la improvisada tendedera de ropa recién lavada hasta el camino que lleva a la calle. “No me tires fotos”, vuelve a pedir.

Porque Fidel Castro ha muerto, pero el miedo de los cubanos no. Ése los corre aunque estén lejos de Cuba y promete ser tan difícil de olvidar como el difunto dictador que lo creó.

En el último año, Cáritas Panamá ha dado atención humanitaria a más de 5.000 emigrantes cubanos en diferentes puntos del país centroamericano, según publicó en su sitio en Facebook hace 15 días.

“Ha sido una labor titánica, sin recursos suficientes”, dijo la organización católica. “Lamentablemente, ya no tenemos alimentos y (…) el próximo mes de diciembre tenemos que cerrar nuestra sede principal, nuestras oficinas que han servido de albergue”, avisó. “Nos duele mucho, pero ya nuestros migrantes cubanos tendrán que seguir hacia su meta”.

Tambien revisa...

Odebrecht asegura que “ha cambiado” y que “no dará más sobornos”

La firma brasileña Odebrecht, acusada de ofrecer sobornos por todo el continente, aseguró que “ha ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Enter Captcha Here : *

Reload Image