Miércoles , Agosto 23 2017
Inicio / EdicionImpresa / La solución final de Duterte
Se ha comparado con Hitler y ha mandado al infierno a Obama. Misógino y autoritario, este exalcalde y fiscal lidera una sangrienta guerra contra las drogas en Filipinas.

La solución final de Duterte

Por: Errol Caballero

El presidente filipino Rodrigo Duterte posee una retorcida idea de la felicidad, que para él sería lograr eliminar a los aproximadamente tres millones de drogadictos de su país. En los últimos nueve meses, se han registrado más de siete mil homicidios, en lo que el mandatario ha definido como una “curación” para limpiar de drogadictos la isla.

Oficialmente, la policía ha informado de 2086 muertos durante las operaciones antidrogas. En las ejecuciones también han participado organizaciones paramilitares e “individuos no identificados”, responsables por otras 3800 bajas. Acostumbrado a no medir el alcance de sus palabras, Duterte asegura que durante su mandato se pueden esperar hasta 30 mil víctimas más en una cruenta guerra contra las drogas que se inició cuando era alcalde de la localidad de Davao, cargo que ejerció durante veintidós años.

Fue en ese periodo en el que enunció una de sus frases más célebres, que lo han hecho ganarse el mote del “Trump asiático”. “Yo iba por Davao con una motocicleta, con una gran moto, y patrullaba las calles buscando donde había problemas. Lo que de verdad estaba buscando era una pelea para poder matar”, recordó.

Hoy en día, Duterte enfrenta una tormenta política en Filipinas, desatada tras la detención de la abogada Leila de Lima, una de las voces que critican la sangrienta cruzada antidrogas del presidente en el Senado. De Lima, quien es acusada de “orquestar una red de tráfico de drogas cuando era secretaria de justicia durante la administración anterior”, se ha referido al mandatario como un “sociópata y asesino en serie”.

Tambien revisa...

Visión estratégica en las relaciones con China

Por: Roberto Montañez “Dejad que el Dragón duerma, porque cuando se despierte, el mundo se ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
29 + 1 =