Sábado , Octubre 21 2017
Inicio / EdicionImpresa / Línea 2, entre escándalos e incertidumbres
Luego del escándalo por el pago de sobornos, que afectó la liquidez de Odebrecht, los bancos Inbursa y UBS desembolsarán una cifra millonaria al Consorcio Línea 2 para la ampliación del sistema de Metro de la capital.

Línea 2, entre escándalos e incertidumbres

Por: Jessica Tasón

A finales de marzo, dos bancos desembolsarán 1 000 millones de dólares al Consorcio Línea 2 –integrado por las empresas Odebrecht y FCC- para el financiamiento de la segunda línea del Metro de Panamá, confirmó el ministro de Economía y Finanzas, Dulcidio De La Guardia. “Ambos financiamientos ya están en firme por parte de los bancos y están en el proceso de ser documentados. Nosotros le seguimos la pista muy de cerca porque el proyecto requiere del financiamiento tal y como fue estructurado en la licitación, pero es responsabilidad del consorcio”, enfatizó De La Guardia.

Ante el escándalo de corrupción de la empresa Odebrecht en varios países de América Latina, diversas han sido las reacciones de los gobiernos de las naciones involucradas. En el caso de Panamá, y específicamente en las obras que están en ejecución, se permitirá que el grupo concluya los trabajos. “Como presidente lo mío es proteger empleos, obras y la capacidad del Gobierno panameño de cumplir con el pueblo”, indicó el presidente de la República, Juan Carlos Varela.

Empero, la empresa constructora brasileña no podrá competir en ninguna otra licitación en el país, incluyendo obras como la Línea 3 del Metro, la hidroeléctrica Chan 2 y el cuarto puente sobre el Canal de Panamá.

Financiamiento

La Línea 2 del Metro de Panamá es una de la obras en ejecución. Si bien el Gobierno permitió la continuación de la obra, la salida de Citigroup de la estructura de financiamiento por la desmejora en la percepción de riesgo pondría en peligro la culminación de los trabajos.

El presidente de la Cámara de Comercio, Industrias y Agricultura de Panamá, Jorge García Icaza, señaló que es muy importante que el consorcio lograra conseguir el financiamiento, tomando en cuenta que el contrato con el Gobierno es de la modalidad llave en mano, que le exige a la empresa constructora que se autofinancie durante el proceso de construcción. “Esto implica que luego de terminada y entregada la obra, le toca al Gobierno la responsabilidad de financiarla por veinte o treinta años. Es como cuando tú eriges tu casa, pides un préstamo interino para construirla, pero cuando la terminas, sacas una hipoteca a largo plazo”, resaltó García Icaza.

Según el presidente del gremio empresarial, la buena noticia es que ya se consiguió el financiamiento interino para la obra, lo que garantiza a los panameños que los trabajos se van a terminar a tiempo. “Esperemos que sin sobrecostos ni retrasos”, insistió.

García Icaza dijo que en otros países el Gobierno ejerce una fiscalización muy cercana de los fondos de los proyectos de la empresa involucrada en el escándalo y eso es importante que se haga en Panamá. “Ya hemos conversado con las autoridades y esperamos que se pueda implementar pronto para asegurarnos de que los pagos que hace el Estado por avance de obra se inviertan en pagarle a los obreros y a los proveedores”.

Para el empresario también es sumamente importante que las obras vayan a un ritmo óptimo. En el caso de la construcción de la Línea 2 del Metro, las obras registran un avance de 33%. Actualmente, la constructora brasileña también está encargada de la Renovación Urbana de Colón y de la construcción de la terminal sur en el Aeropuerto Internacional de Tocumen.

Avance de la obra

Las obras de la Línea 2 del Metro registran un 33% de avance, evidenciado en la construcción de catorce de las dieciséis estaciones y en los 3.3 kilómetros de vigas izadas a lo largo del viaducto de la carretera Panamericana y Domingo Díaz, destacó el secretario del Metro, Roberto Roy.

Las estaciones en construcción son: Paraíso, Cincuentenario, Villa Lucre, Brisas del Golf, Cerro Viento, San Antonio, Pedregal/Las Acacias, Don Bosco, Corredor Sur (antigua Aeropuerto), Las Mañanitas, Hospital del Este, Altos de Tocumen, 24 de Diciembre y Nuevo Tocumen.

La Secretaría del Metro detalló que en los próximos días se iniciará la fase de pilotaje en las estaciones de San Miguelito y esperan que a finales de este primer trimestre las dieciséis estaciones estén en fase de construcción. Hasta el momento, se han construido setecientos veinte pilotes, quinientas pilas, trescientos trece capiteles y se han montado doscientos sesenta y cuatro vigas; y se han izado las vigas de cinco estaciones: Cincuentenario, San Antonio, Pedregal/Las Acacias, Corredor Sur (antiguo Aeropuerto) y Hospital del Este.

Asimismo, continúa el montaje de vía férrea en el viaducto sobre la carretera Panamericana y la avenida Domingo Díaz, con 1500 metros instalados. Por otro lado, los trabajos de reubicación de los servicios públicos registran un 65% de avance.

Adicionalmente, se avanza en la construcción de los patios y talleres, ubicados en Nuevo Tocumen, donde se les dará el mantenimiento, limpieza y estacionamientos de los trenes que transportarán a más 500 000 beneficiarios. En esta área se realiza movimiento de tierra y para mediados de año se dará inicio a la construcción de los edificios.

La Línea 2 del Metro beneficiará a medio millón de usuarios, noventa y ocho comunidades y cuarenta ocho centros educativos apostados a lo largo de los veintiún kilómetros que comprende. Además, contará con una gran cantidad de centros logísticos y centros comerciales, contribuyendo así al desarrollo económico del sector este del país.

Compra de facturas

Con la salida en mayo de Citigroup del financiamiento de la obra comenzaron los problemas de liquidez. La empresa Odebrecht y FCC, que por lo general acuden a la banca privada, solicitaron la compra de facturas del Gobierno, cuyo pagadero era en noviembre pasado, al Banco Nacional de Panamá (BNP).

A mediados del año pasado, BNP realizó con el Consorcio Línea 2 la transacción denominada factoring, en la que compró facturas emitidas por el Gobierno, donde las empresas a cargo de la construcción de la segunda línea del Metro de Panamá obtuvieron 120 millones de dólares de manera anticipada.

El gerente general del BNP, Rolando de León de Alba, explicó que el Consorcio Línea 2 se acercó para una oportunidad de hacer factoring sobre una cuenta por cobrar que el consorcio tenía con el Gobierno de Panamá. “Nosotros lo que hicimos fue adquirir esa cuenta asumiendo el riesgo del Gobierno para que nos pagara de vuelta. Fue una transacción por tres meses, que ya fue pagada en el mes de noviembre”.

De León insistió en que el riesgo que tomó el BNP era “el riesgo de la República de Panamá”. “Con esta operación hubo un ahorro para el Estado, un ahorro material que el banco se lo traspasará al Estado panameño y queremos ser bien claros en hacerles ver a las personas que jamás pondríamos en peligro el patrimonio de la entidad”.

El gerente general del BNP enfatizó que la operación la realizaron el año pasado con unas condiciones diferentes y un escenario completamente distinto al de hoy. “El factoring es una figura donde el Estado puede ahorrar mucho dinero. Adquirimos la deuda que el Estado tenía con la empresa y ganamos intereses”.

Tambien revisa...

Visión estratégica en las relaciones con China

Por: Roberto Montañez “Dejad que el Dragón duerma, porque cuando se despierte, el mundo se ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
22 + 5 =