Jueves , Diciembre 14 2017
Inicio / EdicionImpresa / ‘No predecimos el futuro’

‘No predecimos el futuro’

Por: José María Torrijos Legazpi

Leopoldo Neira, una de las cabezas de la realizadora de estudios de mercado Dichter & Neira, habla sobre la realidad de las encuestadoras y las encuestas políticas en Panamá, después de los sorpresivos resultados de las pasadas elecciones. El psicólogo, si bien es un hombre de números y estadísticas, se abre un espacio para dar sus opiniones, no solo sobre lo sucedido en los últimos comicios y el impacto que tuvo en el negocio de la medición de la opinión pública. También habló sobre el efecto de los “Panamá Papers” en la percepción del actual Gobierno, la campaña política 2019, la falta de liderazgo en los colectivos políticos, las reformas electorales y la manera en que el Tribunal Electoral maneja el tema, entre otras cosas.

Portada: El escándalo de Panamá ya tiene más de un mes, ¿en cuánto tiempo se podría reflejar algún impacto en la popularidad del presidente, o no tendrá impacto?

LN: Se ha investigado, es cierto que ya ha pasado un mes, pero no hay que olvidar que se trata de 11.5 millones de documentos que hay que seguir investigando. La opinión pública ni siquiera se ha enterado del dos por ciento de todo este tema. En la última encuesta que hicimos, el cincuenta por ciento de los panameños no tenía información con relación a los “Papeles de Panamá”. Esto se puede interpretar como un país que tiene dos economías: Un cincuenta por ciento de gente participa activamente que está informada sobre lo que pasa en el país y le interesan las cosas del país; y otro cincuenta por ciento que está más rezagado, que está más resignado a que la política del país, independientemente de quién sube y quién baja, no tendrá una influencia significativa en su quehacer. Estas personas viven de una economía que pareciera de un tercer o cuarto mundo; el otro cincuenta por ciento aspira a que la economía se maneje como de primer mundo.

“¿Alguien le puede decir algo al encuestador porque está comprometido, y Aún así votar de otra forma? Por supuesto que sí”.

Portada: ¿El presidente no se debe preocupar, entonces?

LN: Al contrario, ¡debe preocuparse muchísimo! Este no se trata de un tema local, es un tema internacional que va a ir muy sintonizado con las presiones que recibirá Panamá en relación a una serie de países, principalmente el bloqueo europeo, que están demandando que Panamá (el mundo en general, realmente) se maneje con mayor transparencia de lo que se ha manejado hasta la fecha.

Portada: ¿Todo se puede medir, por lo menos en este tema?

LN: La opinión pública siempre se puede medir. Lo que no es medible es una serie de factores que van más allá de la opinión pública, como son una clase de presiones que la opinión pública desconoce que vendrán para el gobierno a lo interno y a lo externo. Cuando hablo de presiones internas, me refiero de una serie de compañías de abogados. Por mucho tiempo, el tener acceso a la creación de compañías offshore siempre ha sido un negocio. Ese modelo de negocio cada vez será bastante más difícil de sostener. Es insostenible en el tiempo.

Portada: ¿Por qué lo dice?

LN: Por una razón muy sencilla: vivimos en un mundo donde la tecnología se mete en nuestros sistemas cada vez más. Ya no hace falta ser un periodista investigativo para investigar. Todos tenemos un celular que captura fotos y videos, que tiene acceso a internet y que también hace gráficos, que hace absolutamente todo. Tenemos que entender que las reglas que se hicieron para, supuestamente, protegernos del intervencionismo o pérdida de individualidad, ya caducaron. Ya no vivimos en casas aisladas, en las que la ley era lo que hacía el dueño de la casa, porque el vecino más cercano estaba a cinco kilómetros de distancia y el que se metiese en la propiedad podía perder la vida. Hoy vivimos en un condominio mundial, en donde hay nuevas reglas de convivencia mundial, donde todo está globalizado y todos somos interdependientes, donde la lucha contra la corrupción debe ser frontal por parte de los países.

“Es preocupante que el Gobierno no ha cumplido dos años y ya hay aspiraciones políticas tanto en oposición como en el oficialismo”.

Portada: Decía que en un celular se tienen todo tipo de aplicaciones. ¿Cómo ve las encuestas hechas a través de redes sociales?

LN: A pesar de su auge, las redes sociales en Panamá no llegan ni al cincuenta por ciento de la población. Todos hacen encuestas ahora… La red que tiene cada individuo representa el sentir de personas que tienen cosas afines y comunes. Esas cosas afines y comunes que hay en cada red no representan, necesariamente, a la población en general. Todo el mundo puede hacer encuestas y, si quieren, lo pueden hacer. El problema es la palabra “científico”. ¿Qué es científico y qué no? Es científico aquello que represente un universo en Panamá. Las redes sociales no pueden representar todavía eso.

Portada: Ese cincuenta por ciento que se interesa por una economía de primer mundo, ¿se interesa por la importancia de un concepto científico?

LN: El concepto científico no solo no es entendido por ese cincuenta por ciento. Hay otro cincuenta por ciento que lo desconoce por completo, porque se hace poca investigación científica. Se hace tan poca investigación, que es difícil entender la forma en que elementos estadísticos sencillos como un muestreo representan a la población. Cuando uno hace una encuesta de mil doscientas personas, muchos se preguntan cómo eso representa a 2.5 o 2.8 millones de panameños mayores de edad…

Portada:¿Los partidos políticos o los posibles candidatos buscan de sus servicios?

LN: Ninguno. Es una norma establecida en Dichter & Neira que no se hacen encuestas para ningún partido, candidato, movimiento político o nada que se le parezca.

Portada: Pero usted está en el negocio, ¿la gente está midiendo sus posibilidades?

LN: ¡Por supuesto! Dichter & Neira asumió esa política, por una sencilla razón: La compañía entiende que debe haber una encuesta y un encuestador independiente. Por ese principio de independencia no le hacemos encuestas a ningún aspirante.

Portada:¿No ha habido alguno que insista en buscarlo?

LN: Siempre lo hay, y siempre damos la misma respuesta: que queremos seguir siendo completamente independientes.
Portada: Según algunas encuestas, José Raúl Mulino ya es el candidato presidencial de Cambio Democrático (CD), ¿tan rápido se puede saber eso?

LN: Nosotros no hemos hecho ni visto ninguna encuesta que refleje esa afirmación. Cuando hay aspiraciones tan tempranas en la campaña para el 2019, ya sea del CD o de cualquier otro colectivo, es que algo no está funcionando bien en esos partidos.

Portada: ¿Hay que preocuparse?

LN: Es preocupante que la actual administración no ha cumplido tan siquiera dos años (le falta más de la mitad del periodo) y ya hay aspiraciones políticas, tanto en las filas de la oposición como, incluso, internamente en el Partido Panameñista, donde se escuchan rumores de ciertas personas que están aspirando. Eso demuestra, a mi criterio, que no existe, ni en gobierno ni en oposición, una figura clara dentro de los partidos, lo que trae como consecuencia que, ante la falta de liderazgo, se multipliquen los aspirantes.

Portada: ¿Los políticos le han dado un mal uso a la encuesta?

LN: No. Los políticos son cada vez más conscientes de la necesidad de utilizar encuestas de opinión pública para poder medir sus aspiraciones. El valor de las encuestas es visto, cada vez más, como herramienta necesaria para el político.

Portada: ¿Esta situación, que el político lo valore más, no se presta para que llegue alguien que realiza encuestas y quiera aprovecharse de este cambio de actitud y abuse?

LN: Sí y no. La demanda, para encuesta de opinión pública, es muy alta. El primero que hace encuestas de opinión pública, con seguridad, es todo gobierno. Hay gobiernos que han hecho encuestas políticas todas las semanas, para ver la variación en una serie de temas políticos y sociales. Ciertamente, la demanda siempre ha estado. Ha habido, desde hace un tiempo, una serie de restricciones impuestas por el Tribunal Electoral sobre quién puede publicar encuestas en los medios de comunicación. En este país, Dichter & Neira tienen veinticinco años de hacer encuestas, siempre bajo la regulación del Tribunal Electoral. Siempre ha habido tres o cuatro encuestadoras certificadas. Desde las últimas elecciones hasta ahora, nosotros somos la única encuestadora que está presentando resultados a la opinión pública.

Portada: ¿Qué han dicho las encuestadoras sobre las reformas electorales? Se ha hablado mucho del tema de los medios, pero también abarcaba las encuestas.

LN: Nunca nos ha gustado la forma que las reformas electorales en Panamá regulan las encuestas. En el país, no se permite que dos semanas antes de las elecciones las encuestadoras hagamos mediciones; sin embargo, la actividad política sí continúa. Entonces, en esas últimas dos semanas se dan los cierres electorales, el último empuje para que las personas que están indecisas se vayan por un partido o por el otro. Eso significa que no se le deja “testear” gran parte del proselitismo de las últimas dos semanas. Como consecuencia, esas dos últimas semanas son como los últimos doscientos metros de una carrera en los que todo el mundo espera a ver qué pasa. Para las encuestadoras, estos doscientos metros, en realidad, son tres semanas. Para producir una encuesta se necesitan tres o cuatro días de campo y un par de días más para hacer las convalidaciones. La opinión pública se queda sin esa información tres semanas antes de cada elección. Sería mucho más justo para las encuestadoras que, si se restringen las encuestas, también se restrinja todo proselitismo político tres semanas antes, a efecto de que las mediciones puedan concordar con la actividad política.

Portada: ¿Eso pasó en las últimas elecciones?

LN: En las últimas elecciones hubo un inconveniente adicional: La tercera semana a la que me refiero, en este caso, cayó en Semana Santa. Hacer mediciones durante ese periodo en Panamá no es fácil ni sencillo. En esta ocasión, no pudimos “testear” en Semana Santa. Aquellas personas que saben de encuestas en el país, que son muy pocas, reconocen aquellas cifras que presentamos a un electorado en el cual había un candidato que venía repuntado (Juan Carlos Varela) y otro que venía decreciendo (José Domingo Arias). Si se hubieran hecho las proyecciones del caso, hubiéramos entendido que Varela superaba a Arias. En el caso nuestro, lo que dijimos en nuestra última medición es que había un empate técnico entre ambos candidatos. Fuimos los únicos que lo dijimos.

Portada: ¿Se ha tratado con mucha dureza a las encuestadoras por el resultado de las elecciones?

LN: Que yo entienda, no.

Portada: Hay quienes dicen que ni el propio Varela se esperaba los resultados. ¿Cómo se siente cuando dicen que hasta él se sorprendió con lo sucedido?

LN: Los encuestadores no somos ni podremos ser personas que podamos predecir el futuro. Lo que hace una encuesta es decir por dónde va la carrera. Tres semanas antes de las elecciones, en esa carrera, Arias aún tenía una nariz por delante de Varela, quien venía atacando y tenía fuertes posibilidades de que se lo pasara.

Portada: Hay medios que han cesado de publicar encuestas después de las pasadas elecciones…

LN: Realmente, esa es una decisión, completa y absolutamente, de los medios que antes tenían encuestadoras y ahora no las tienen. Cuando el candidato que su encuesta ponía de primero terminó de último, y el candidato que iba de último terminó de primero, ha de ser muy complicado para un medio justificar ante su audiencia que seguirán en alianza con una encuestadora.

Portada: Ya está andando la carrera presidencial, ¿cuál es el momento adecuado para presentar encuestas?

LN: Todos los momentos son adecuados; sin embargo, la ciudadanía le presta más atención mientras más cerca esté la elección. La política, como toda variable, nunca acaba. Medir la opinión pública es fascinante para nosotros.

Portada: ¿Cómo cree que se desarrolle, a nivel de encuestadoras, las próximas elecciones?

LN: Todos los medios serios tendrán una encuestadora. Ojalá en la próxima elección la opinión pública tenga una opinión clara antes de las dos semanas. Nadie lo puede saber. Mi predicción personal es que todos los canales de televisión tendrán, por competencia, alguna encuestadora.

Portada: ¿Se le dará tanta relevancia a las encuestas, como sucedió antes?

LN: Esa es una decisión electoral de cada medio. Estoy seguro de que cuando un medio lance su encuesta, los demás medios harán lo mismo que en años anteriores. Quedarse sin encuestadora es una clara desventaja.

Portada: ¿Este gobierno le pone suficiente atención a las encuestas?

LN: Creo que sí. No tengo vínculos con el gobierno, pero he escuchado comentarios. Nuestra encuesta de opinión es la única, actualmente, y el gobierno le presta atención, porque somos un referente. Me sorprendería que, en este mundo de información, no se le prestara atención a las encuestas.

Portada: Para las últimas elecciones en España, cuando ya no se podían publicar encuestas, lo que hicieron fue presentarlas en periódicos de Andorra, ¿podríamos ver algo similar?

LN: No. Aunque la ley no nos parezca justa, es la ley. Somos una compañía que obedece las leyes, más allá si cree en la restricción de las encuestas. Lo que hacemos siempre, excepto en estas últimas elecciones, es que hacemos una encuesta no publicable. Se pone en papel y se le entregan copias al Tribunal Electoral, a nuestros patrocinadores y otra copia a la Curia Metropolitana, en caso de que veamos que la elección vaya a estar muy cerrada. En esta ocasión no se hizo, porque no lo consideramos oportuno. Cuando más se necesitó, no lo teníamos. Para las próximas elecciones retomaremos el ejercicio, porque la encuesta siempre fue consistente con el resultado de las elecciones. Pensamos que el electorado era lo suficientemente maduro para entender que las cosas podían cambiar en las últimas semanas.

Portada: ¿Esa madurez llegará para el 2019?

LN: Habría que verlo. Mientras Panamá tenga un sistema educativo y una economía tan asimétrica, mientras Panamá se mueva en dos situaciones totalmente distintas, el país no podrá tener madurez, no solo en el tema de las encuestas de opinión pública, que es lo de menos, sino en impulsar al país para que salga del tercer mundo.

Portada: ¿Con un clientelismo como el que existe hoy en día, los resultados de las encuestas pueden acercarse a la realidad?

LN: En pocas palabras: ¿si las personas le pueden decir algo al encuestador porque están comprometidas socialmente, pero que internamente rechazan esa posición clientelista y, entonces, en vez de favorecer a quien está tratando de favorecer su conciencia lo castigan el día de la elección? Por supuesto que sí.

Tambien revisa...

Visión estratégica en las relaciones con China

Por: Roberto Montañez “Dejad que el Dragón duerma, porque cuando se despierte, el mundo se ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Resolver : *
23 + 1 =